Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera
Banner Image

Hismedi: Guerra Civil y Franquismo: El proyecto

BIBLIOTECA-APOYO A PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

El proyecto

Los grandes hechos de la Historia se reproducen y almacenan, en gran medida, en los medios de comunicación. A partir de la década de 1990 Internet ha llegado a ser uno de los principales pilares de la infraestructura comunicativa de la sociedad, una herramienta diaria tanto en su vertiente de creación y divulgación de noticias como en la de su carácter de archivo mundial. Se configura, sobre todo, en un gran repositorio del conocimiento de nuestro tiempo que se divulga a través de los medios digitales, y de formatos accesibles a los ciudadanos ya sean blogs, websites, wikis, portales, o incluso a través de redes sociales en las que está teniendo un papel relevante Facebook y Twitter.

 

 

La hipótesis de partida afirma que la representación de la Historia y la Memoria Histórica en el entorno on line tiene efectos cognitivos sobre los ciudadanos y perfila un saber específico debido a que el proceso de digitalización, multimediación e hipertextualización cambia potencialmente el modo en que el pasado se enmarca. Apuntamos, asimismo, la hipótesis que sugiere que la producción histórica y memorialística que se reproduce en dichos medios tiene un contenido social y cultural importante y se ocupa, no sólo de los grandes protagonistas de nuestro pasado, sino de ciudadanos corrientes y de agentes sociales de segundo nivel, conformando así una narrativa de diferente perfil a la realizada con los medios convencionales. La participación ciudadana y la posibilidad colaborativa en la que se basa el entorno on line, la Web 2.0 y los social media, son determinantes para este nuevo abordaje del pasado. Sin embargo esta extensión del conocimiento puede ser superficial y no recoger los descubrimientos o las aportaciones de los investigadores.

Las cuestiones que se plantean son, ¿Quiénes son los autores?, ¿Cuáles las fuentes y el modo de producción? ¿De qué manera el soporte digital determina la divulgación de los contenidos históricos? ¿A qué retos se enfrenta la investigación en este nuevo entorno cambiante y fluido? ¿Cuáles son las oportunidades que ofrece en la mejora de los contenidos y la divulgación de los mismos? En definitiva, se pretende averiguar cómo se representa el conocimiento histórico, quién y cómo lo genera, cómo se socializa en los medios digitales y qué desafíos plantea.